España es el primer productor de la Unión Europea de frutas y hortalizas con más del 26% de la producción europea y séptimo a nivel mundial. En 2021, la producción española superó los 29 millones de toneladas, más que la media de los años anteriores.

En la Región de Murcia, se produce un 11% de las frutas y hortalizas de España y el 3,7% de la Unión Europea. Estos datos contrastan con la realidad climática que nos ha llevado a producir en condiciones de déficit estructural de la Cuenca, un clima donde las precipitaciones brillan por su ausencia a lo que hay que sumar que hemos vivido uno de los veranos más cálidos de la serie histórica debido principalmente al cambio climático. Nuestra agricultura siempre ha vivido marcada por el uso eficiente y responsable del recurso.

Según los datos extraídos del informe de estadística agraria de Murcia de la CARM, en 2021 las precipitaciones fueron de 342 l/m² y se prevé que este año sean mucho más bajas. Por ello, es imprescindible, el aumento de las infraestructuras hidráulicas, la mejor conexión de las mismas y por supuesto, la ampliación de las desaladoras existentes.

Con el objetivo de ahorrar costes y regular el consumo del agua del Trasvase y Torrevieja, la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha presentado un proyecto para conectar la desaladora de Torrevieja, la de mayor capacidad de Europa, con los canales del Postrasvase, cambiando el sistema de distribución del agua vinculado al acueducto Tajo-Segura. Este comprende una red de tuberías de casi 140 kilómetros de longitud, con un presupuesto próximo a los 300 millones de euros, que busca financiar con los fondos europeos ‘Next Generation’.

Esta conexión permitirá una gestión integrada del agua aprovechando la infraestructura del trasvase, que transportará de la costa al interior (Torrevieja-Librilla) unos 60 hectómetros cúbicos desalados anualmente para inyectarlos en el Postrasvase, tanto en el Azud de Ojós como en el embalse de Algeciras.

Esto subiría el precio del agua debido a los costes energéticos de impulsión y obligará a la CHS y al Ministerio a acelerar lo máximo posible para finalizar en 2026. Un estudio preliminar de la CHS estimó 0,138 euros por metro cúbico, de los que 0,042 corresponden a los bombeos, pero el Sindicato de Regantes del Trasvase (Scrats) no considera las tarifas muy creíbles,no sólo por los costes, sino también sobre el propio sistema de regulación propuesto, por lo que ha mantenido varias reuniones con los dirigentes del CHS en torno a esta interconexión, presentando en un futuro una propuesta de aumentar la capacidad de las balsas de distribución.

El sistema de distribución partirá del embalse de La Pedrera, con un tramo inicial común que se bifurcará cerca de Torremendo. En este punto, se bombeará agua a dos balsas situadas en las cotas de 256 y 293 metros. Desde allí el agua fluirá por gravedad hasta Ojós y Librilla. La CHS estimó costes de 285 millones más otros 4,5 millones por expropiaciones. Se prolongará la red de la desaladora de Águilas hasta la zona de la comunidad de regantes de Alhama de Murcia.

Para el gobierno, esta conexión cambiará los recursos del Tajo por desalación, en cambio, la Consejería de Agricultura y Agua alegará en contra de la doble conexión de Torrevieja con el Postrasvase, ya que consideran que la infraestructura condena a los usuarios del trasvase a tener un agua a un coste inasumible, que esconde un cambio de modelo aparejado a la intención del gobierno de acabar con el Trasvase.

El presidente del sindicato de regantes del Trasvase, considera que si el ministerio tuviese esa intención lo haría de igual manera, recordando que ya existen interconexiones de gobiernos anteriores, como el de Mariano Rajoy, entre las desaladoras y las infraestructuras del Postrasvase.

 

CRegantes Trasvase