La Comunidad

Conoce la comunidad de
regantes de Lorca

LA COMUNIDAD

EMBALSE
DE PUENTES
CANAL DE
AGUAS CLARAS
ELEVACIÓN
TORRECILLA
ELEVACIÓN
CASA MATA
EDAR
LA HOYA

RECURSOS DE NUESTRA COMUNIDAD

La Comunidad de Regantes de Lorca combina el regadío tradicional y el regadío consolidado, donde 12.000 comuneros se reparten una superficie de más de 23.700ha de cultivo, constituyendo una de las comunidades más importantes de la Región de Murcia y desarrollando excepcionales cultivos frutales y hortícolas.

Datos de superficie que conforma la Comunidad de Regantes, de Ha de cultivo (23.790,18) y nº de Ha de regadío tradicional (12.504,55) y de regadío consolidado (11.285,63). Nº de comuneros (12.000). Longitud de la red de tuberías (Regadío consolidado: 60 km D/ 200 a 600mm).

El Regadío de Lorca existe desde el tiempo de la ocupación musulmana en España, pero fue el Rey Alfonso X El Sabio quien dispuso la primera regulación seria en este sentido; así en el año 1268 estableció dos Reales Decretos: uno, sobre el reparto de las tierras; y otro, para dividir y repartir las aguas claras, las turbias y las de lluvia.

ZONA REGABLE

Superficie regable de la CR: 23.790,18 ha

Superficie de regadío tradicional: 12.504,55 ha

Superficie de regadío consolidado: 11.285,63 ha

EMBALSES

El embalse Alfonso Botia (400.000m3)

Balsa la Jeresa (110.000m3)

Balsa de Sacursa (60.000m3)

Balsa aneja a la EDAR

Embalse de Torrecilla (200.000m3)

Balsa de los Leones (400.000m3)

CONTACTE CON NOSOTROS

Cargando

LA COMUNIDAD

RECURSOS DE NUESTRA COMUNIDAD

La Comunidad de Regantes de Lorca combina el regadío tradicional y el regadío consolidado, donde 12.000 comuneros se reparten una superficie de más de 23.700ha de cultivo, constituyendo una de las comunidades más importantes de la Región de Murcia y desarrollando excepcionales cultivos frutales y hortícolas.

El Regadío de Lorca existe desde el tiempo de la ocupación musulmana en España, pero fue el Rey Alfonso X El Sabio quien dispuso la primera regulación seria en este sentido; así en el año 1268 estableció dos Reales Decretos: uno, sobre el reparto de las tierras; y otro, para dividir y repartir las aguas claras, las turbias y las de lluvia.